¿Qué son los agentes literarios?

En la actualidad, el número de editoriales literarias, según qué países (España, México, Argentina, Colombia, Chile, Estados Unidos, etc.) es realmente elevado. A pesar de las vicisitudes que repercuten el funcionamiento y el éxito de algunas de ellas, hacen malabares y siguen en pie de guerra. No obstante, otra más, quizás las más pequeñas o las más alternativas, corren el riesgo de desaparecer al no poder mantener el ritmo ni la competencia de las más grandes.

Este panorama ha provocado que la presencia de editoriales de autopublicación o coedición cobre más relevancia. Y ya no es ningún secreto que algunos éxitos editoriales estén surgiendo de estas modalidades. Sin embargo, hay una gran cantidad de autores (tú quizás sea uno de ellos) que quieren esforzarse y ver su libro publicado en una gran editorial, en una editorial reconocida, en una editorial importante. Confían en el potencial de su «obra» y quieren asumir el rol de «escritor» como manda la tradición y jugárselas a la «aceptación» o al «rechazo». Sí, ¿por qué no?

 

¿A qué editoriales mandar nuestro libro?

Ahora bien, ¿a qué editoriales enviar nuestro manuscrito? Como decíamos al inicio, hay infinidad de ellas. Sin temor a equivocarnos, podríamos afirmar que por cada una o dos que cesen sus servicios, aparecen tres nuevas más. Si nos dedicamos a la tarea de buscar en Internet la opción «publicar un libro», veremos tal realidad: hay muchísimas y de todo tipo. Sin embargo, un alto porcentaje de ellas no aceptan «envío de originales» o simplemente tienen la opción inhabilitada temporalmente. «Ya, pero si vamos a la pestaña de “contacto”, usualmente aparece un correo electrónico».

Buena observación, pero lastimosamente usar ese correo no es garantía de absolutamente nada. Podemos enviar los originales que queramos, pero lo más seguro es que ni siquiera recibamos alguna respuesta. Con mucha suerte, recibiremos una mensaje nada alentador del tipo: «Gracias por enviarnos tu novela, pero en este momento no estamos aceptando manuscritos ya que todavía no hemos acabado de leer los del año pasado. Un saludo». (Al respecto les recomiendo este artículo sobre cómo hacer una carta de presentación para enviar tu obra a una editorial).  ¿Cómo actuar o qué hacer ante tal situación?

Como quizás sabrás o podrás imaginar, en el mundo editorial también existe el compadrazgo, la camaradería, el amiguismo. Sí, como en muchos otros sectores dedicados al arte y a la cultura. De esta forma —y creemos que no tiene nada de malo decirlo— muchos autores han encontrado cabida en ciertas editoriales. Gracias a sus contactos, a la casualidad de las amistades en común o laborales. «La hermana de nuestro mejor amigo trabaja con el hijo del dueño de tal editorial o a cualquier situación parecida».

En casos más concretos, suele suceder que, formar parte de cierto círculo (que colabores en tal revista, periódico, etc., y frecuentes a tal tipo de personajes del mundo editorial, por ejemplo) te sea de ayuda para que tu manuscrito llegue a las manos adecuadas. Lo dicho: esto es así y en muchos casos puede resultar bastante obvio. En resumen, esta sería la opción más cercana y con más probabilidades de que funcione, pero lo cierto es que no todos nadamos en las mismas aguas ni tenemos la suerte de contar con ese tipo de contactos.

 

¿Qué son los agentes literarios?

Dicho lo anterior, lo  que nos queda sería optar por una segunda alternativa: contratar los servicios de un agente editorial. De vuelta a Internet, podrías llevar a cabo un rastreo y verás que la gama de posibilidades es amplia. Ahí encontrarás desde las agencias más importantes (como Carmen Balcells, famosa por representar a muchos autores del «boom latinoamericano») hasta otras menos relevantes y otras más no tan conocidas. ¿Pero qué es exactamente lo que hacen los agentes literarios?, te preguntarás. ¿Cuál es su función dentro del mundo editorial?

  1. Servir de intermediaria/o. Básicamente, esta sería su función principal. Dado que muchas veces es imposible hacer llegar nuestro manuscrito directamente a la editorial, como ya hemos expuesto, pues con un agente literario que confíe en nuestro trabajo es posible derribar esa barrera. Muchas editoriales han decido mantener relaciones laborales con determinadas agencias literarias, llegando a establecer como «única» esa vía para recibir manuscritos.
  2. Realizar una selección previa. Cuando determinada editorial contrata los servicios de un agente lo que pretende es que este sirva de «criba» en relación con los manuscritos que constantemente recibe, especialmente los no solicitados. En ese sentido, el agente editorial es quien realizará una especie de preselección y emitirá informes de lectura (confidenciales) para la editorial pero «solo» de aquellas propuestas que considere aptas para formar parte del catálogo, ya se por su calidad literaria, por su novedad o porque encajen en los intereses de la editorial. Es importante que sepas que si consideran tu manuscrito «deficiente» desde las primeras páginas, ahí habrá acabado tu aventura y tendrás que seguir buscando.
  3. Enviar tu manuscrito a un destinatario idóneo. Dependiendo de las características, del género o de la naturaleza literaria de un manuscrito, el agente sabrá a quién enviarla y a quién no. Esto parece sencillo, pero es precisamente lo que muchos autores que se empeñan en contactar directamente con la editorial desconocen. ¿Y qué sucede? Envían su manuscrito de manera deliberada y fallan en determinar el destinatario adecuado (manuscrito de autor novel a editorial que solamente publica autores con cierta trayectoria o traducciones de autores que han destacado en sus países de origen, por ejemplo). Un agente editorial conoce los entresijos, el catálogo, los intereses y las líneas de las editoriales, lo cual siempre es una garantía para un autor en vías de publicar.
  4. Guiar, orientar y ayudar al autor de cara al proceso de publicación. Dependiendo de la editorial, a veces más que un editor a la usanza (aquellos tipos cultos, versados y abiertos a infinidad de posibilidades creativas) los autores se topan con un empresario, con alguien que más allá de «hacer literatura» le interesa que su empresa sea rentable, que prospere y alcance el éxito. Para ello, en muchas ocasiones el trato con el autor no es del todo transparente. En otras, no es ágil. Ello puede repercutir en el escritor y en sus derechos como autor. Unido al hecho —también—, de que el autor desconoce aspectos legales, de regalías, de porcentajes por ventas, de adelantos, de contratos por edición, reedición, tipos de edición, traducción, etc. Ahí es donde la figura del agente entra en acción. Él sabrá cómo hacer llegar al autor las disposiciones de la editorial en relación con la «explotación de su obra» y se encargará de clarificar aspectos que este no domina.
  5. Procurar que la obra del autor se internacionalice. Lograr que una obra pueda atravesar las fronteras y ser publicada o traducida por editoriales de otros países también es una de las funciones del agente editorial. Para ilustrar esta labor, pensemos en las grandes ferias internacionales de libros (Frankfurt, BookExpo America, Salon du Livre de París, Guadalajara, etc.) a donde además de lectores y escritores, asisten principalmente editores y agentes literarios. En dichos eventos es, digamos, donde se hacen «negocios». No es lo mismo que el mismo autor vaya y trate de vender por sí mismo su obra a que lo haga un editor o un agente editorial. Los códigos que se manejan son distintos entre cada uno de los profesionales. En este caso, es este segundo quien asistirá a estas ferias para ofrecer a los autores (y sus obras) que representa a editores de cualquier parte del mundo. Como se puede intuir, se trata de una labor meramente comercial y estratégica, la cual, como hemos dicho, está lejos de ser asumida por el propio autor.

 

La utilidad de las agencias editoriales

Este sería un panorama bastante sintetizado de la función de los agentes o de las agencias editoriales. Importante es, eso sí, destacar que no existe una normativa genérica sobre dichas funciones ni sobre la política que maneja cada una de ellas. Lo cual nos lleva a tomar ciertas precauciones o a asumir ciertas conductas: antes de contratar los servicios de un agente, deberemos ser muy precisos a la hora de saber qué es lo que vamos a obtener a cambio, si tendremos que pagar o no, cuánto habremos de pagar, qué porcentajes están en juego, cuál es el campo de expansión, etc.

Para saber exactamente cuáles son las condiciones de trabajo o los servicios que prestan —puesto que suelen ser variables—, lo ideal es que contactemos con cada una de ellas, nos informemos al detalle y elijamos la que más nos convenga. Si prestamos atención, veremos que en la página de cada agencia suele haber un formulario de envío de originales, pero antes que eso, busquemos un email o un teléfono y contactemos. Siempre es mejor salir de dudas antes, que estar enviando nuestro manuscrito innecesariamente.

En resumen, el agente literario funciona como una especie de «representante», o al menos eso es lo que se espera, que velará porque nuestra obra encuentre cabida en alguna editorial y porque, una vez logrado dicho objetivo, se cumplan y respeten nuestros derechos como autores.

 

¿De qué se ocupa un editor?

19 mayo, 2017

Cómo publicar un libro

19 mayo, 2017

4 Thoughts on ¿Qué son los agentes literarios?

  1. Leyendo este artículo tan interesante, estoy buscando un agente literario. Mi nombre es Anna Simón y soy salvadoreña, ente momento tengo dos libros, de los cuales he tenido magnificos comentarios. Para mayor info: annasimonlibros@gmail.com

    Reply
    • Hola Anna
      Gracias por tus comentarios, puedes visitar un poco nuestra sección de Packs de publicación apra ver las distintas opciones con las que trabajamos actualmente para hacer realidad la publicación de tu libro.

      Reply
  2. Buenas tardes.
    Me llamo Tomas Bravo.
    Soy Español y tengo tres libros publicados con una editorial sin ánimo de lucro. Las ventas las hago yo personalmente por Facebook.
    Busco un agente literario para intentar ampliar las ventas.

    Reply
    • Sentimos no poder ayudarte, Tomás, no trabajamos con agentes.
      Saludos

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.