Cómo detectar un contrato de edición abusivo

Uno de los temas que normalmente salen en conversaciones relacionadas con la publicación de un libro es el tema del contrato. En la mayoría de casos, luego de la euforia (si eres un escritor novel) por la posibilidad de ser publicado, ese largo sueño siempre postergado y añorado, viene un golpe de realismo: ¿realmente tengo que firmar esto? No, no siempre tienes que firmar ese contrato de edición. Pero…

Vamos por parte. La web de Mariana Eguaras, ha publicado un interesante post sobre el tema. Intentaremos reproducirlo íntegramente puesto que, honestamente, no tiene desperdicio.

El artículo comienza: “Hace unas semanas, al realizar una asesoría me encuentro con un contrato de edición que una gran editorial le ofrece a un autor para publicar un libro (el segundo). Las cláusulas eran totalmente abusivas, se las mire por donde se las mire, y ello me ha animado a escribir esta entrada”. Y continúa “Además […], en el contrato de edición se le pedía al autor que cediera todos y cada uno de los derechos que este puede ceder, en todas y cada una de las modalidades, para todos los idiomas existentes y, por supuesto, para todo el mundo”.

Lo que está claro era que el contrato que menciona Mariana es, como la mayoría de los contratos de edición que circulan hoy en día, un total despropósito puesto que despoja al autor de todos los derechos patrimoniales. Así lo ve, así mismo, el asesor jurídico de la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC) Mario Sepúlveda, como puede leerse en los modelos de contratos de edición comentados que actualmente tienen colgado en la página web de la ACEC.

En esta líneas, y siguiendo el artículo de Mariana Eguaras intentaremos esbozar, en líneas generales, qué es un contrato de edición y cuáles son los puntos fundamentales sobre los que todo autor debe detenerse a analizar y evaluar. :

Antes que nada, ten en cuenta que: en un contrato de edición quien tiene mayor poder será quien desee imponer sus condiciones, es decir (lo sabemos) la editorial. Dicho esto, es evidente que la editorial intentará que el autor le ceda la mayor cantidad de derechos patrimoniales posibles, mientras que el autor intentará ceder la menor cantidad de derechos (o eso debería).
Cada contrato de edición, por supuesto, es un mundo en sí mismo. No hay dos iguales y debes estudiar y analizar y comprender cada una de sus cláusulas o pactos.

 

¿Qué es un contrato de edición?

El “contrato de edición” es un contrato de cesión de derechos de propiedad intelectual, donde el creador de una obra cede determinados derechos de explotación económica a otro. La “compra y venta de derechos” se refiere, en realidad, a la cesión de derechos ya que estos no se pueden comprar ni vender, sino ceder.

Todo contrato de edición se ampara por la Ley de Propiedad Intelectual que en España lo constituye el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril y por otras legislaciones complementarias como la Ley 23/2011, de 29 de julio, del Depósito Legal, la Ley 14/1966, de 18 de marzo, de Prensa e Imprenta y el Real Decreto 2063/2008, de 12 de diciembre, que regula el ISBN y la Agencia Española del ISBN (recientemente privatizada), entre otras normativas.

Debes saber que la propiedad intelectual engloba tanto a derechos morales como a derechos patrimoniales o de explotación. Los derechos morales son, naturalmente, inherentes al creador de la obra y tienen carácter irrenunciable e inalienable, mientras que los derechos patrimoniales refieren “solo” a la explotación económica de la obra y son estos derechos los que tu cedes en un contrato de edición.

 

Dónde poner especial atención en un contrato de edición

Cada uno de los puntos que se mencionan a continuación tienen relación entre sí y permiten diferentes combinaciones.

  • Derechos que se ceden: derecho de reproducción, de distribución, comunicación pública y de transformación de la obra; son derechos independientes entre sí y se pueden otorgar a diferentes personas o empresas en diferentes contratos. Por ejemplo, se puede firmar un contrato por todas las modalidades de explotación en papel con una editorial y con otra para la comercialización de la obra en diferentes versiones en digital. Siempre hay que establecer claramente cada uno de derechos y el autor debe ceder solo aquellos que realmente considere que se van a ejercer y reservarse los demás.
  • Duración del contrato: determina el tiempo de cesión de explotación de los derechos especificados en el contrato. No es lo mismo 10 que 5 años y menos en derechos relativos a la edición digital, especialmente considerando los cambios tecnológicos vertiginosos y el panorama aún difuso de la edición digital. Y excluir siempre la renovación tácita y automática del contrato de edición.
  • Ámbito lingüístico: refiere a los idiomas en que se permite la explotación de la obra. “Todas las lenguas y para todo el mundo” es, además de pretencioso, abusivo, por ello debe especificarse claramente el idioma sobre el que se cede el derecho de explotación. Por ejemplo, “cualquier lengua oficial de España”.
  • Área territorial: significa dónde podrán explotarse los derechos cedidos y está siempre ligada al ámbito lingüístico. Se pueden dar diferentes combinaciones, como ser lengua castellana para todo el mundo, solo para España; lengua castellana para España y América Latina o para España y determinados países de América Latina, etc. En este punto les aconsejamos que se reserve de ceder ciertos derechos para la explotación comercial de su obra en lengua castellana para Estados Unidos si la editorial con la que firma el contrato no tiene establecido y desarrollado mercado allí, ya que el día de mañana puede firmar otro contrato con otra editorial para que su obra sea explotado en territorio estadounidense (que cada vez es un mercado más atractivo para el castellano) obteniendo mejores ventajas.
  • Modalidades de explotación: refiere a todas y cada una de las formas en que puede explotarse una obra y, como versan siempre los contratos, por si se olvida mencionar alguna, “la presente enumeración reviste carácter meramente enunciativo y en ningún caso limitativo”: tapa dura o rústica, ediciones económicas o de bolsillo,  ediciones ilustradas, ediciones especiales para empresas u otras editoriales, fascículos, ediciones para escuelas, ediciones resumidas o compendiadas, ediciones en soportes magnéticos o informáticos (así como la inclusión total o parcial en bases de datos), edición electrónica, digital y ebook, productos multimedia como enhanced ebooks, publicaciones parciales en diarios y revistas (pre y post publicación), soportes sonoros,etc…
  • Carácter de la cesión de derechos: no todas las cesiones tienen que ser en exclusiva, se puede supeditar el ejercicio de determinados derechos a la conformidad del autor u a otra cuestión, por ello es importante desglosar los derechos y no meterlos todos juntos en un mismo paquete, en especial en lo referente a la cesión de derechos de reproducción digital.
  • Remuneración por los derechos cedidos: hace referencia a lo que cobrará el autor por la explotación de su obra (royalties), incluido el anticipo. Por ejemplo, un 10% del PVP de la obra en modalidad libro impreso trade u 8% para bolsillo. Aquí también es importante delimitar para cada uno de los derechos la remuneración correspondiente; “25% de los ingresos netos del editor por cualquier modalidad de edición digital” puede resultar una frase un tanto ambigua y generalista, ya que no representa lo mismo la venta de un libro electrónico que el alquiler de este en una plataforma de lectura. Este es un punto en que autor y editorial tienen que negociar y encontrar un equilibrio lo más justo posible para ambas partes.
  • Representación y agencia: es una cláusula del contrato de edición por la cual el autor otorga a la editorial el poder de ser su representante y agente literario frente a otras editoriales u empresas, nacionales o extranjeras. Algunos autores no ponen suficiente reparo en ello y es una cuestión muy importante que además se relaciona con la remuneración, por lo que hay que estipular de forma clara también en el contrato de edición qué porcentajes corresponde a cada una de las partes.

 

Concejo 1: eres tú, como autor, el creador de la obra y por tanto eres quien debería decidir qué, cómo, por cuánto tiempo, para qué modalidad, etc. y por qué cede determinados derechos a una editorial, pelea por ellos.

Concejo 2: Si una editorial tiene interés en publicarte también tendrá interés en cuidar de ti como autor y en cuidar de tu obra, por ello pedir “a saco” la cesión de todos los derechos resulta abusivo. Nada mejor que establecer una relación de buena fe entre creador y empresa desde el principio para llevar adelante un proyecto de forma exitosa.

 

La nota ha sido publicada en: http://marianaeguaras.com/

Editorial Falsaria, una alternativa para publicar tu libro

29 julio, 2015

¿Qué es el ISBN y para qué lo necesito?

29 julio, 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.